Santiago
30 Nov, Wednesday
8° C
TOP

Un intestino sano es el secreto para dormir mejor, tener una piel más limpia y reducir el estrés.

No lo llaman el “segundo cerebro” por nada. La flora intestinal consiste en más 100 billones de bacterias que viven en nuestro intestino. Estas bacterias no son dañinas para nuestra salud y muchas de ellas son beneficiosas, por esto  la flora intestinal es importante para el estado de salud de nuestro organismo. Estas bacterias afectan todo, desde la salud de la piel, los niveles de energía y nuestro equilibrio hormonal.  Estudios demuestran que el intestino tiene su propio sistema nervioso entérico y, aunque su objetivo principal es regular la digestión, también tiene una fuerte conexión con el cerebro y un gran impacto en nuestro bienestar mental.

Si nuestro intestino no esta en orden, sus microbios envían señales que influyen negativamente en nuestro estado de ánimo.

Por esto es importante adoptar algunos hábitos que benefician a nuestro intestino y a nuestro bienestar general.

Dormir más, estresarse menos

Si bien dormir bien es beneficioso para todos los aspectos de nuestra salud, un sueño de calidad y controlar el estrés son fundamentales para que funciona bien nuestro intestino. Cuando estamos cansadas y con falta de sueño secretamos hormonas del estrés permitiendo que proliferen las bacterias intestinales. Estas se unen a la pared intestinal causando inflamación. Dormir bien ayuda a que nuestro cerebro regule estas hormonas y que no se concentren en nuestro intestino.

Agrega probióticos en tu dieta

Los probióticos son bacterias y levaduras “buenas” vivas que mantienen el sistema digestivo equilibrado y haciendo que el cuerpo funcione correctamente. Están presentes en alimentos o en suplementos probióticos, su ingesta en cantidades adecuadas y en forma sostenida ayudan a mantener un sistema digestivo sano.

Hay alimentos ricos en probióticos, desde vegetales, lácteos y bebidas fermentadas, y  alimentos ricos en fibra como el plátano y la avena que se consideran probióticos .Lo importante es obtenerlos de múltiples fuentes y de variedad de alimentos porque estas fibras alimentan distintas bacterias.

Bebe más agua y tés descafeinados

Nuestro cuerpo necesita agua para la salud de la piel, el sistema inmune, la energía, y también para impulsar nuestra digestión. Necesitamos del agua para mantener el movimiento regulado de nuestro intestino. Ocho vasos de agua es la sugerencia de ingesta mínima de agua. También puedes hidratarte con tés descafeinados, agua con jengibre o limón, y manzanilla cuando necesitamos relajarnos.

Hacer ejercicio regularmente

El ejercicio es beneficioso sobretodo cuando estás hinchada. Según estudios recientes en Italia, el ejercicio puede aumentar la cantidad de especies microbianas beneficiosas y enriquecer la diversidad de la microflora, mejora la salud en general y ayuda a prevenir enfermedades a largo plazo. El ejercicio promueve el movimiento del intestino, además de generarnos una sensación de bienestar

Comments (1)

Post a Comment