Santiago
30 Nov, Wednesday
8° C
TOP

TU MADRE, TU REFERENCIA DE BELLEZA

¿Recuerdas cuando éramos pequeñas y espiábamos a nuestras madres mientras se arreglaban? Primero las veíamos limpiarse el rostro con un algodón, luego la hidratante, pasando por otro par de botes que no sabíamos qué podían ser…aplicándolo siempre con delicadeza y suavidad.

Y llegaba el momento de tomar ese neceser donde estaba todo “lo lindo”, ¡el color! Nos escondíamos detrás de la puerta para ver lo guapas que se ponían con unos pequeños gestos: un poquito de sombra de ojos que aplicaba con los dedos y un delineado negro fino, algo de máscara de pestañas, un poquito de rubor y ese lápiz de labios que tantas veces le tomabas a escondidas para dar besos al espejo… Y voilá! Mamá estaba guapísima y lista para salir.

Tu primera rutina de belleza

Las rutinas y rituales de belleza se han ido trasladando de madres a hijas. Ella te enseñó a cuidarte la piel y a sacar partido a tus rasgos, ¿nunca te ha dicho tu madre que te ves más linda con el pelo tomado?

Sin embargo, con el tiempo hemos sido testigos de cómo las hijas se han convertido en las nuevas consejeras beauty. Ahora son ellas las que están mejor informadas gracias a la lectura de revistas especializadas y lifestyle. Además, gracias a las nuevas tecnologías, las millenials han acercado el mundo de la belleza a sus madres a base de click con las redes sociales o con aplicaciones de maquillaje. 

Y ahora, ¿qué ha cambiado?

Tu madre te enseñó la importancia de una buena limpieza y un buen cuidado de la piel para tener una piel bonita, pero tú le enseñaste que hay muchísimas más opciones. Las limpiadoras e hidratantes se han adaptado a todos los gustos, encontrándolas en texturas en crema, en gel, con propiedades exfoliantes y con un número infinito de beneficios. Y aunque ellas sean fieles a su crema de toda la vida, son las hijas las que le enseñan a sus madres todas las posibles opciones y las invitan a cambiar y probar nuevos productos.

El maquillaje, territorio de las más jóvenes

Aquí las cosas sí han cambiado y las hijas se han convertido en auténticas prescriptoras beauty. También es cierto que las herramientas y técnicas de maquillaje han ido evolucionando, así como sus formas de aplicación. Nuestra madre usaba los dedos, pero nosotras preferimos las brochas para darle un acabado más pulido al maquillaje. Nos vemos cientos de tutoriales que nos cuentan cómo maquillarnos correctamente.

¿Les suenan algunas de estas frases? “No utilices tanto delineador de labios mamá, que no se lleva”, “no te pases con el bronzer, mamá, que vas a parecer un payaso, ¡solo un toque!”… Al final, en el maquillaje es donde más han cambiado las tendencias y es recomendable probar diferentes tonos y texturas, para ver el mejor para ti.

En este aspecto, también te puede ayudar una clase de automaquillaje. Pueden tener una sesión de auto-maquillaje  con tu madre y que les enseñen cómo sacar más partido a sus rasgos. ¿No te parece un buen panorama?  ¡van a ver  que sus gustos no son tan distintos!

Post a Comment