Santiago
28 Nov, Monday
8° C
TOP

Todo sobre brochas de maquillaje

Brochas de maquillaje : La clave para principiantes y expertas

Siempre estamos buscando maneras de que nuestro maquillaje quede impecable, nos dure más tiempo y sea rápido y fácil de aplicar. 

Las brochas de maquillaje están aquí para ayudarte y hacerte la vida mucho más sencilla. Los dedos pueden ser nuestros aliados en cualquier apuro, pero teniendo estas fantásticas herramientas ¡para qué ensuciarnos las manos!

Nos esforzamos mucho por cuidarnos la piel, y mantenerla limpia y sana. Con las brochas podrás mantener una piel limpia, sin la grasa y los gérmenes que acarrean una aplicación con las manos. 

¡Apuesta por el pelo sintético!

La creencia de que las brochas naturales son mejores que las de pelo sintético, está muy lejos de la realidad. Los avances en la creación de pelo sintético nos traen materiales que en muchas ocasiones superan la calidad y suavidad de las cerdas naturales. Con un pelo sintético siempre vas a tener una calidad consistente. Ten en cuenta que en las brochas de pelo natural, por muchos procesos a los que se sometan, la calidad depende del pelo del animal utilizado para su fabricación.

Otra de las razones para apostar por las brochas sintéticas es que son más fáciles de limpiar que las brochas naturales. Es una opción mucho más higiénica, ya que absorben menos grasa y bacterias que las brochas de pelo natural. Al absorber menos grasa, absorben menos producto y te permite que dure más el producto aplicado. Además, al ser de pelo sintético no existen reacciones alérgicas y tenemos una herramienta de trabajo ¡100% vegana!

¿Para qué sirve cada brocha?

Cada una tiene un propósito, y aunque puedes usarlas para diferentes tareas, conocer las características y funcionalidades de cada brocha te ayudará a conseguir resultados impecables en muy poco tiempo.

Brochas para el rostro

Brocha para polvos

Suele ser la brocha más grande y más ancha. Su tamaño está pensado para distribuir el producto en polvo (o “espolvorearlo”) en grandes áreas del rostro.

Utilízala en movimientos suaves y circulares para conseguir una aplicación suave y ligera. Aplica polvos compactos o sueltos para fijar la base de maquillaje, o incluso polvos bronceadores por rostro y escote. Además, puedes fijar el corrector en la zona de los ojos.

Busca una brocha para polvos con un diseño que te facilite la recogida del producto y te ayude a recoger y distribuir uniformemente la cantidad justa de polvo.

Aina de Mò | Brocha Mama Kabuki
Brocha para rubor 

Las mejores brochas para colorete suelen presentar una forma angular que se ajusta a la forma del pómulo. Aplica rubor en las mejillas con el lado en ángulo del pincel. Utiliza el borde largo y cónico para obtener un aspecto más contorneado y el borde más corto para obtener más precisión al aplicar los polvos iluminadores.

Es más sencillo de lo que parece:

  • Para contornear: aplica un polvo para contorno uno o dos tonos más oscuros que tu base de maquillaje habitual en la parte hundida de las mejillas, la barbilla y los lados de la nariz. Después difumina.
  • Para aplicar el rubor: aplica el rubor en la zona central de las mejillas sujetando la brocha en un ángulo de 45º. Después difumina.
  • Para aplicar el iluminador: Con la zona más larga del pelo de la brocha, aplica el iluminador en la parte alta de las mejillas, hueso de la nariz y frente.

Brochas para ojos

Brocha para sombras

La brocha de tamaño medio y cerdas planas es perfecta para aplicar las sombras en todo el párpado. La forma de estas cerdas ayuda a una mezcla rápida para conseguir un efecto difuminado.

Aina de Mô | Ombrette
Brocha para Cejas 

Siempre está bien tener una brocha para cejas en tu neceser. Te ayudará a preparar tus cejas para rellenarlas con un delineador. Asegúrate de peinarlas en la dirección del pelo.

¿Quieres conseguir unas cejas perfectas? Descubre nuestra guía paso a paso. 

Aina de Mô | Briselette

Brochas adicionales para conseguir mayor precisión

Puede que creas que ya tienes todas las brochas que necesitas para maquillarte. Todo depende de qué quieras conseguir. Hay brochas que te permiten una mayor precisión para corregir errores, llegar a la zona de la ojera (sin riesgos innecesarios) o incluso aplicar el labial sin salirte.

Si quieres aplicar tu labial, puedes mojar un poco la punta de la brocha y aplica poco a poco después del delineador de labios.

Aina de Mò | Lippy Lip

¡Cuida tus brochas!

Ahora que te has convertido en toda una experta usando tus brochas, necesitas aprender también cómo cuidarlas. ¡Sigue estas sencillas instrucciones y manténlas como nuevas durante mucho tiempo!

Cómo limpiar tus brochas

Limpia tus brochas cada 1 o 2 semanas:Confiesa, ¿cada cuánto sueles limpiarlas? No se trata solo de que puedas aplicar el tono de sombra de ojos que quieres, evitando “manchar” tu look con el tono que usaste ayer. Los pelos de las brochas también acumulan residuos de producto e impurezas de la piel, pudiendo provocar la aparición de granitos y otras imperfecciones.

Utiliza jabón neutro: Humedece el pelo de la brocha con agua templada. Luego pon un poco de jabón neutro en la palma de tu mano y extiéndelo sobre el pelo de la brocha con movimientos circulares. Intenta no presionar con fuerza la brocha sobre tu mano para no deformarla.

Aclara: Enjuaga cuidadosamente hasta que el agua salga limpia.

Seca el exceso de agua: Utiliza una toalla limpia sin frotar.

Déjalas secar en horizontal:  Extiéndelas sobre una superficie lisa. Lo ideal es poner las brochas un poco inclinadas con el pelo hacia abajo para que mantengan su forma sin dañar el mango.

Los enemigos de nuestras brochas

Si quieres que tus brochas duren más tiempo, hay algunas cosas que debes evitar.

  • El alcohol: Podrías pensar que así conseguirás una limpieza más profunda, pero nada más lejos de la realidad. El alcohol no arrastra la suciedad así que lavando las brochas con alcohol solo conseguirás estropearlas.
  • Dejarlas secar en vertical: Al colocarlas así, con el pelo en la parte superior, el agua se deslizará hasta mojar el mango dañándolo.
  • El calor intenso: No utilices un secador de pelo ni expongas las brochas al sol para secarlas. El calor hará que se estropeen. ¡Un truco! Lávalas antes de irte a dormir y las tendrás listas para usar a la mañana siguiente.

Post a Comment