Santiago
30 Nov, Wednesday
8° C
TOP

Limpieza facial, la base del cuidado de la piel

Aunque a simple vista nuestra piel puede parecer limpia, a lo largo del día se van acumulando en la piel del rostro impurezas : restos de maquillaje, secreciones fisiológicas como sudor y grasa, polvo, microorganismos, contaminantes del ambiente, restos de células muertas como producto de la regeneración celular. Todas ellas van formando una barrera que impide la nutrición correcta de los tejidos cutáneos, contribuyendo a irritar la piel, a bloquear los poros y evitar que se eliminen las secreciones naturales y dificultar su correcta oxigenación.  Por eso la base del cuidado de la piel es la limpieza.

Una limpieza facial correcta

Un tratamiento, por muy bueno que sea, no puede penetrar adecuadamente en una piel sucia, con lo que su eficacia se ve muy reducida.

La única manera de eliminar todas estas barreras y preparar correctamente la piel de forma que se den las mejores condiciones para absorber los productos tratantes que vayamos a utilizar: cremas hidratantes, regeneradoras, nutritivas, anti-arrugas etc. , es realizar una correcta limpieza del rostro.

Una buena limpieza facial debería ser una rutina diaria inexcusable, que debe seguirse tanto por higiene como para mantener el cutis más joven y luminoso.

Los cosméticos higiénicos, como la leche limpiadora, el tónico, etc., no están destinados a penetrar sino a eliminar de la superficie de la piel ya sea por arrastre, emulsión o disolución todo tipo de contaminantes (sebo, impurezas, detritus, maquillaje, etc.), dejando la misma en perfectas condiciones de limpieza para su normal metabolismo.

¿Cuántas veces debo limpiarme el rostro a lo largo del día?

La piel de la cara es muy delicada. Es importante limpiarse la cara un par de veces al día: por la mañana y por la noche. No es recomendable más de dos veces al día.

La limpieza excesiva puede resecar e irritar la piel, sobre todo si tienes la piel sensible. Si la tienes con tendencia a seca, ésta se puede resecar aun más con los productos limpiadores, y si es con tendencia a grasa, las glándulas se estimulan y actúan segregando mas aceite, con lo que la piel se vuelve más grasa.

Después de un largo día, no debes acostarte sin limpiarte la cara. Dedica unos minutos a limpiar la piel, de manera suave pero profunda, tanto si te has maquillado como si no. Vale la pena este pequeño esfuerzo porque tu piel te lo agradecerá y lucirá bonita y saludable.

También es conveniente limpiar el cutis por la mañana. Aunque nos acabemos de levantar de la cama, después de una noche de sueño reparador, en la piel se han ido acumulando residuos, como el sudor y la grasa que se expulsa por los poros, de manera inevitable. ¿Sabes qué pasa cuándo no te quitas el maqulllaje antes de dormir?

El mercado nos ofrece una amplia gama de productos limpiadores, que se diferencian entre sí por sus componentes y texturas adaptadas a uno u otro tipo de piel. Utiliza productos adecuados a tu tipo de piel.

Recomendamos nuestros favoritos:

 

Essential-C Cleanser Murad

Limpiador rico en antioxidantes que integra las vitaminas antioxidantes A, C y E que neutralizan los radicales libres y otros agresores ambientales mientras los fosfolípidos retienen la humedad a la piel. Su objetivo es neutralizar y rehidratar la piel dañada con el medio ambiente mediante la eliminación de impurezas y el despertar de los sentidos con una explosión de cítricos.


Prebiotic, 4-in-1 MultiCleanser Murad

Un limpiador desmaquillante de gel en a aceite que se nutre con prebióticos para equilibrar el microbioma de la piel y lograr una piel más saludable. Fórmula 4 en 1, que no se reseca. Contiene Hemisqualane, Emoliente a base de plantas (de la caña de azúcar) que disuelve eficazmente el maquillaje de ojos, labios y cara a medida que nutre la piel. Péptido cíclico, Un péptido de limpieza único que es 300 veces más eficiente que los surfactantes tradicionales, y ofrece una limpieza de alta eficiencia con baja irritación. Atrapa el aceite y los residuos para enjuagarlos más fácilmente de la piel sin eliminar los aceites faciales naturales.


Renewing Cleansing Cream Murad

Limpiador ultra hidratante que exfolia suavemente para recuperar la luminosidad. Proporciona un aumento de la hidratación y protege la barrera de humedad natural de la piel.

Cuenta con aceite de cueso de damasco. Es un aceite suave que es rico en ácidos y dos oleico y linoleico, ácidos grasos esenciales y revitalizantes que son especialmente útiles para la piel madura, sensible a la piel que está inflamada o reseca.

The Bloom Tip: Puedes complementar tu limpieza facial con dispositivos de limpieza que limpien tu rostro en profundidad.

Directora de Estilo & Belleza * Máster Marketing Moda * Fashion Stylist

Post a Comment