Santiago
01 Dec, Thursday
8° C
TOP

¿Cómo prepararte para una clase de yoga?

¿Cómo prepararte?

La belleza del yoga es que requiere muy poco más que tu propio cuerpo. La preparación es simple, pero si eres principiante es una buena idea llegar a clase un poco antes, para familiarizarte con el entorno y presentarte al instructor.

Aquí algunos consejos para tener en cuenta:

Familiarízate con las posturas básicas: Con la ayuda de internet es fácil investigar posturas simples, para sentirte más cómoda la primera vez que escuches las instrucciones. No es necesario que las practiques, solo lee sus nombres y mira algunas fotos o videos para tener una idea.

No comas una comida pesada justo antes de hacer yoga: Cuando comienzas a moverte, todo se agita y puedes sentirte mal si tu estómago está demasiado lleno. Se recomienda comer algo ligero, una o dos horas antes de la clase.

Contacta al instructor: Si eres completamente nuevo en yoga, avísale al instructor antes de que comience la clase, así podrá guiarte durante toda la clase, y ofrecer pautas adicionales para las poses según sea necesario. También es importante que comuniques si tienes alguna lesión, enfermedad o si estás embarazada. Con toda esta información el profesor, podrá hacer que tu primera clase sea lo más cómoda y accesible posible.

Consejos de la practica

Estás aprendiendo nuevas posturas físicas, escuchando una nueva terminología y en un nuevo entorno. Lo más importante que debes recordar es respirar, concentrarte en ti mismo y no en quienes te rodean. Todo será más fácil con el tiempo, así que haz lo mejor que puedas, y ten en cuenta estos consejos:
Alineación: Se refiere a la forma precisa en que el cuerpo se alinea en cada postura. Una buena alineación es muy importante para maximizar los beneficios de cada asana, y minimizar la posibilidad de lesiones.

Mira y escucha: Cuando estás aprendiendo las posturas por primera vez, está bien echar un vistazo por la sala para ver qué están haciendo los demás, pero busca la instrucción principal en el maestro. Además, escucha las señales verbales mientras describe cómo hacer cada postura. Es posible que algunos ajustes no se puedan diferenciar visualmente, pero al escuchar y realizar microajustes en tu cuerpo, la alineación y el beneficio de la postura pueden mejorar significativamente.

Mantén una actitud positiva: No te sientas mal si el maestro corrige tus posturas, porque esa es la forma de aprender. La instrucción práctica es increíblemente útil para
avanzar. Trata de no juzgarte ni compararte con lo que otros alumnos. El yoga es una práctica personal, y las habilidades y objetivos de cada persona son diferentes.

Mantente alegre y con sentido del humor: Ríete si te caes de una postura, sonríe cuando las cosas se pongan difíciles ¡Diviértete!

Confía en tu juicio: Recuerda que tu práctica es personal. No hay nadie más dentro de tu cuerpo, por lo tanto, elige a tu propio juicio sobre lo que puedes y no puedes hacer. Con el tiempo, aprenderás a discernir la diferencia entre algo a lo que puedes tener miedo o que crees no puedes hacer, y algo que es realmente doloroso o posiblemente peligroso para ti. No hay prisa por adoptar una postura particular. Escucha a tu cuerpo y respeta lo que te dicen sobre cómo practicar.

Haz preguntas: Quizás el consejo más importante es siempre hacer preguntas cuando no entiendes algo. Si se trata de la cultura del yoga, los estudiantes más experimentados casi siempre están felices de compartir su experiencia. Las preguntas sobre posturas físicas específicas se dirigen mejor al maestro.

Etiqueta de clase

Silencia tu teléfono celular: Que sea un hábito hacer esto, cuando llegues a la clase. Te sentirás incomodo si tu teléfono suena mientras practicas, y es una gran distracción para el instructor y los otros estudiantes. Si lo olvidas, apaga el timbre de inmediato. Es preferible no contestar ni enviar mensajes de texto durante la clase.

Llega a tiempo: Llega al menos 10 minutos antes de que comience la clase, así tendrás tiempo para registrarte, dejar tu mat e ir al baño si es necesario. Si llegas tarde, no ingreses a una clase más de 10 minutos después de que haya comenzado. Espera a la siguiente clase u otro día.

Respeta el espacio del mat de los demás: Cuando preguntas a los estudiantes de yoga cuáles son sus mayores manías, «que nadie pise mi mat» es la respuesta principal. Sí, parece un problema pequeño, y algunas veces es difícil en una sala muy concurrida, pero haz todo lo posible para evitar pisar los mats de otros, mientras te abres camino en la sala. Además, si asistes a una clase que suele estar con muchas personas, debes estar dispuesto a mover tu mat para dejar espacio para otro estudiante.

Salir de la clase a la mitad se considera aceptable. Puedes ir al baño durante las posturas de reposo: está bien dejar la clase por unos minutos para ir al baño. No hay necesidad de pedir permiso al maestro. El mejor momento para ir es cuando hay un período de descanso, ya sea en la postura del niño o en el perro hacia abajo. Simplemente evita ir en posturas difíciles o saltarse parte de savasana (relajación).
Si no te gustó la clase, intenta terminarla para tener un panorama completo, y no perderte la experiencia.

No te saltes Savasana: Tu relajación final en savasana, es una parte importante de tu práctica. No salgas de la clase en cuanto termine. Si tiene que hacerlo, avísale al instructor, antes de que comience la clase y toma un breve savasana. Simplemente no hagas un hábito de esto.

The Bloom Tip: El yoga, puede ser un hermoso camino para unir tu mente y cuerpo, generar fuerza y flexibilidad. Creemos que lo más importante es disfrutar de esta maravillosa practica, porque ayuda a pulir tu carácter, la forma de relacionarnos con nuestro entorno, descubrir la belleza que hay en ti y en los demás, integrándolo todo.

Directora de Estilo & Belleza * Máster Marketing Moda * Fashion Stylist

Post a Comment